viernes, 1 de junio de 2012

Carmen Dorado Vedia: Lloré

Lloré


La vacía tarde de primavera en que descubrí mi antiguo cuaderno de viajes, me llevó a recordar aromas, sonidos, gentes, lugares y paisajes de otras primaveras pasadas. Lo abrí, de entre sus páginas cayó una flor y, comencé a llorar.
Lloré por el desierto y sus moradores, por el límpido Éufrates y las aldeas que baña; lloré por Palmira, y sus ruinas de oro y mármol; por Damasco, por sus zocos y los imaginé vacíos; lloré por sus mezquitas, por el canto del almuédano, y añoré el dulce despertar que me proporcionaba; lloré por los niños que jugaban al pie de la Ciudadela; por Luis, Mohammed y Maher, nuestros guías; lloré por Mustafá y Víctor, mis proveedores de sedas y perfumes, por papá Abdalá y sus dagas damascenas; por Huda y Lina, siempre dispuestas a ayudarnos; lloré por Safia, que en una tarde lluviosa se ofreció a llevarnos en su coche hasta el hotel; y, por los niños que a la entrada de las Ciudades Muertas me obsequiaron con la flor que ahora reposaba entre las páginas de mi diario.
Sentí infinita conmoción, infinita lástima, y con esas lágrimas restauré el mosaico de mis recuerdos.




(Publicado en el libro “los inquilinos del Aleph” edición de 2011)

Licencia Creative Commons
Lloré por Carmen Dorado Vedia

2 comentarios: