martes, 12 de junio de 2012

Amantes de mis cuentos: Un saco de yute

Licencia Creative Commons
Foto por Marieta Alonso
María vivía con Euquerio, su marido, en una finca de la costa. La cigüeña nunca apareció por su casa. Tenía una hermana en un pueblo cercano, a la que iban a visitar todos los domingos, y le llevaban en un saco varios productos de su huerta. A Gloria nunca le faltaron papas,  cebollas, malangas, frutas…
Un mañana enfermó María y tras un largo sufrimiento murió. Fue enterrada en la costa. Gloria la cuidó todo el tiempo y regresó a su pueblo cuando ya no quedó nada por hacer. 
Euquerio siguió con la costumbre de visitar semanalmente a su cuñada. Ella era muy conversadora, él de pocas palabras.
Gloria le decía de vez en cuando:
-Tenemos que averiguar qué hay que hacer para traer a María al cementerio de aquí. Quiero que esté enterrada junto a nuestros padres.
Euquerio decía:
-Bueno.
En otra ocasión le comentaba:
-Mi vecina me ha dicho que cuesta bastante hacer el traslado.
-Sí, eso dicen, contestaba él.
-Me da dolor de corazón pensar que María esté allí tan sola- pensaba en voz alta Gloria.
Euquerio asentía.
Más de una vez dijo:
-En la primera oportunidad vamos a Sanidad y preguntamos los trámites que hay que hacer.
Él, en voz baja, decía:
-Cuando quieras.
Así pasaron unos diez años. Ni una sola semana Euquerio dejó de visitar a su cuñada y, como siempre, venía cargado con su saco y hablaban de trasladar a María. Solo se tenían el uno al otro.
Un día llegó y, después de charlar un rato, Gloria preguntó:
-¿Qué me traes hoy?
Y Euquerio, señalando el saco, contestó:
-A María.



Licencia Creative Commons
Un saco de yute por Marieta Alonso

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.Sabes que valoro mucho tu opinión. Hoy es la presentación del libro Futuro imperfecto y leo mi cuento "Sirenas". Deséame suerte porque temo que de pronto me quede muda. Un abrazo.
      Marieta

      Eliminar
    2. Te deseé suerte de viva voz, pero dejo aquí constancia de ello y de la SUERTE que te sigo deseando en todo aquello que acometas en la vida loca de llevas.
      Ya sabes... hay que cuidarse, que de los (...) vamos quedando pocos, jajajajajaja...
      Besos azules *=)

      Eliminar
  2. Muy bueno Marieta, algo a lo que nos tienes acostumbrados. Suerte para esta tarde, verás como lo haces de "lujo".

    Carmen Dorado

    ResponderEliminar