martes, 1 de enero de 2013

Amantes de mis cuentos: Por aquí... por allá


Los cubanos están por todas partes.
En España, estés donde estés, siempre te encuentras alguno. Y si por un casual no nació allí, seguro que un hermano, un tío, un padre, un abuelo, sí lo hizo. Un día que tuve necesidad de un médico en la aldea más remota que he visitado en mi vida, allí estaba el galeno cubano que, después de auscultarme y mandarme a sacar la lengua me dice:
-Chico, tómate este medicamento tres veces al día, pero no dejes de hacer gárgaras de agua con sal. Eso es remedio santo. Me lo decía mi abuela.
No sé que arte me doy, pero siempre que viajo me encuentro con uno. En Budapest, resultó ser la guía turística que estaba casada con un húngaro. En Oslo, en un restaurante, el jefe de cocina… cubano, casado con una noruega. En Sidney, el cubano fue el recepcionista del hotel, casado con una australiana. En New York mejor no entro en detalles, había más cubanos que luces adornando Manhattan en Navidad. Recorriendo Polonia encontré una excursión de cubanos residentes en Miami. Tenían tal guirigay que aquello parecía el Caribe a pesar del frío. Casi todos estaban con una estampa de la Virgen de la Caridad del Cobre, no fuera a ser que su “Cachita” se pusiera celosa con tantos honores a la Virgen negra de Czestochowa.
Me fui al desierto. Cual no sería mi sorpresa cuando el beduino que llevaba mi camello habló en español con un acento inconfundible. Y aunque todos los cubanos con los que me había encontrado hasta ahora dijeron ser de La Habana, éste resultó ser de mi pueblo, porque… a estas alturas sabrán que yo también… soy cubano.

3 comentarios:

  1. Jajaja. Los cubanos, como los gallegos, estáis por todas partes. Eso es muy bueno.
    Me gusta la frescura de tu cuento y ese toque de humor que dominas tan bien.

    Carmen Dorado

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. Los cubanos, como los gallegos, estáis por todas partes. Eso es muy bueno.
    Me gusta la frescura de tu cuento y ese toque de humor que dominas tan bien.

    Carmen Dorado

    ResponderEliminar
  3. Que conste que te contesté pero no sé dónde ha ido a parar el mensaje. Ahora tengo el Word10 y como venía del WordXP estoy más perdida que un elefante en una cacharrería. Lo que te decía en el otro es que Muchas Gracias por esos ánimos que me das. Besooosss.

    ResponderEliminar