viernes, 1 de febrero de 2013

Amantes de mis cuentos: Un velorio de infarto

"El velatorio". Ulpiano Checa 

Cada vez que mi mejor amigo habla sube de precio el pan, y mira que le digo que en boca cerrada no entran moscas. Nunca me ha hecho caso.
Ayer sin ir más lejos fuimos al velorio de una amiga mía. Él la conocía de pasada pero se empeñó en acompañarme. La sala del tanatorio estaba que no cabía ni el aliento, y aunque me consta que quiso hablar bajo, como tiene un vozarrón de locutor, lo que me quiso decir como confidencia, retumbó en toda la sala.
-¿Crees que vendrás Don Hugo? La muerta era su amante.
El silencio fue sepulcral, hasta que la madre y la mujer de Don Hugo levantaron el vuelo con redoble de tacones.
Y cuando traspasan la puerta se le ocurre rematar:
-Que la madre se disguste, vale, pero la mujer… si ella le paga con la misma moneda.
Cualquier persona sensata pensaría que con lo dicho ya era suficiente, pero no. Comenzó a contar chistes, y como encima, el jodido, es gracioso, en vez de llanto se oían risas y no es que fueran fuertes pero… ¡como éramos tantos!
De las salas colindantes golpearon la pared y se oyó una voz:
-Por favor, respeten el lugar donde se encuentran.
Yo sentí vergüenza ajena y le convencí para marchar. Así que fuimos a despedirnos de la madre y de las tías de la difunta, que entre todas suman una docena y, la más pequeña los ochenta años ya no los cumple. Es entonces cuando le oigo decir, en tono de condolencia:
-Lo mejor que podrías hacer es negociar una rebaja familiar en los servicios funerarios, porque visto el panorama iréis desfilando por aquí una tras otra.

4 comentarios:

  1. Me encanta este cuento. Ágil, buena prosa, divertido.

    Carmen Dorado

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus comentarios. No sabes el bien que me hacen. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, bueno. Yo te diría dos cositas. Una, que en mi opinión al título le sobra "de infarto". SI se titula "El velorio" y luego voy descubriendo la antítesis de un velatorio, me gustaría mucho más.

    Y, por otro lado, el cuento creo que se termina cuando en la habitación de al lado dan golpes en la pared y dicen que se respete el lugar. Ahí estaría redondo.

    Un beso grande, escritora.

    ResponderEliminar
  4. Lo "de infarto" es que cuido a mis lectores, los preparo. Me da mucho miedo que les pase algo por exceso de suspense. Gracias por tus consejos siempre son bienvenidos, estudiados, procesados y atendidos. Muchos cariños.

    ResponderEliminar