jueves, 1 de agosto de 2013

Amantes de mis cuentos: Trueque





Soy ladrona. Hace un mes entré de madrugada en una casa de gente rica y, cuando ya tenía el botín, sonó mi teléfono móvil.
-¿Dª Virtudes Leal?
-Sí, ¿qué quiere?
-Llamamos de Telefónica. Tenemos una oferta…
-Estoy ocupada.
Cuelgo justo cuando se enciende la luz de la habitación.
-¿Quién es usted?
Es una anciana y se desmaya. Miro alrededor y encuentro un perfume, de esos caros y se lo pongo debajo de la nariz. Se va recuperando. La veo muy desvalida con la redecilla envolviendo sus canas. Abre los ojos. Está muy nerviosa. A la mañana tiene una cita médica y no tiene a nadie que la acompañe. Teme no enterarse de lo que le diga el doctor.
Me escucho decir: voy con usted.
Me quedé boquiabierta nada más decirlo. Ni que fuera hermanita de la caridad.

La llevé al médico. Como estaba muy agradecida, me invitó a cenar. Ahora soy yo quien protege a esta mujer de aquellos a los que les gusta lo ajeno.       

No hay comentarios:

Publicar un comentario