martes, 1 de octubre de 2013

Amantes de mis cuentos: El asesinato de Raimunda

 

Llegó al Departamento de Homicidios. Traía un canasto con bocadillos, huevos duros y una almohada pequeña. Pidió hablar con el Comisario, los nervios la hacían tartamudear.

-        - Vengo a denunciar mi asesinato.

Mientras los policías se miraban entre sí, tomó un huevo y comenzó a quitarle la cáscara. Entonces pidió hablar con un psicólogo. Uno de los agentes dijo:

-      - Señora, si lo que necesita es un psicólogo ¿qué hace en una Comisaría?  Usted nos ha dicho que la han asesinado, lo menos que hace falta, es que esté muerta.

-Lo estaré si no me escucháis. Pero como no me vais a creer, necesito un loquero que atestigüe que tengo un poder en la mente. Esta noche duermo aquí.


Por fin salió el jefe de esa sección, la tomó del codo y con una sonrisa le dijo:

-         -Venga conmigo.

Ella le ofreció un bocadillo y él lo aceptó. La llevó a su Despacho y señalando una silla la invitó a sentarse. Rodeó su mesa y le pidió que se explicara.

-   -Mire usted, desde niña cuando miro fijo a una persona veo lo que va hacer en las próximas veinticuatro horas y escucho lo que está pensando.
           
El policía apartó la vista de ella y se tapó los ojos. Y ella continuó.

-Es por ese poderío que tengo que sé que mi marido me engaña con otra. Él es un poco entretenido pero muy apasionado. Ya sabe usted que a todos los tontos les da por lo mismo. No se fue a buscarla muy lejos. Es mi vecina. Desde que lo supe que fue por casualidad, porque la verdad es que miraba poco a mi marido, me despierto de madrugada y me dedico a mirarle de cuerpo entero. Él duerme boca arriba. Y entre unas partes y otras hay que ver de lo que me he enterado. Lo sé todo. La querida, mi vecina Jacinta,  ha ideado un plan para matarme y él está de acuerdo.

-       -Y ¿cuál es ese plan?

-     -Muy raro, oiga. Esta noche va a querer… Ya sabe usted, lo que digo. Y sacará un artilugio al que llaman preservativo. Le juro que esa cosa nunca entró en mi casa y no creo que a mis años haga falta, después de tener diez hijos. Ahora para qué si ya se me pasó el arroz. Pues en las imágenes aparece con esa goma en la mano y la introduce en un frasco con un líquido. Una no tiene estudios pero a lista no hay quien me gane. Como con él no iba a sacar nada en claro, me levanté, me vestí y me fui a la casa de la vecina. Con “la calor” ella duerme con la ventana abierta, me senté en el alféizar y empecé a mirarla como los búhos.

Lanzó un profundo suspiró, se secó una lágrima y dando un mordisco al huevo, continuó:



-     -La de la idea es ella. Fíjese ¡qué retorcida! Ha comprado un veneno muy eficaz en una farmacia que por supuesto no es la del pueblo. Y le ha dicho que moje ese globo en la preparación que ella le hará y cuando esté empapado se lo ponga y comience la faena. A mí no me parece justo, señor, que me envenenen con tan poca delicadeza, las partes bajas se merecen más respeto, pero fíjese si es tonto mi Eutiquio, que no se ha dado cuenta que él también la puede palmar o en el peor de los casos, estropear su virilidad.    


No hay comentarios:

Publicar un comentario