sábado, 22 de marzo de 2014

Olite


Se encuentra en el centro geográfico de Navarra, a orillas del río Zidacos. Capital de una de las cinco merindades históricas del viejo Reino de Navarra.
Lienzo de muralla

Las primeras noticias de Olite datan de la época romana, cuando en el siglo I se construyó un recinto amurallado del que se conserva el llamado “cerco de dentro”. A partir de 1147 y gracias a la concesión del fuero de Estella por parte de García IV Ramírez, “El Restaurador”, la población experimentó un importante crecimiento y se extendió hacia el sur en un nuevo recinto amurallado o “cerco de fuera”. Alrededor del núcleo urbano actual se han encontrado restos de villas romanas. En 1266, Teobaldo II concede a Olite quince días de feria anual, como “las tienen los burgueses de Estella”.

Las calles poseen un aire medieval: Rúa de la Judería, en alusión a la importante colonia judía que vivió en la ciudad; rúa de la Tafurería, donde se situaba la casa del juego, Rincón de Racioneros; rúa Villavieja; rúa de la Tesendería y otras. En estas rúas encuentras palacios renacentistas y barrocos con grandes blasones y rematados con ricos aleros de madera, ladrillo o piedra. Las casas que bordean la rúa Cerco y la rúa Mayor datan de los siglos XVI al XVIII.

Desde el siglo XV, Olite fue una de las sedes reales para los reyes navarros y fue Carlos III “el Noble”, y su esposa Leonor de Trastámara, quienes la eligieron como residencia predilecta. Felipe IV le concede el título de ciudad en 1630.
Viñedos de Olite

Como capital del vino se producen rosados, tintos jóvenes, crianzas, reservas y hasta grandes reservas, adscritos a la Denominación de Origen Navarra. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra y la Cofradía del Vino tiene su sede en Olite, por lo que no es de extrañar la importante cantidad de bodegas.



Castillo-Palacio
Castillo-Palacio
Es probablemente el edificio civil más emblemático de Navarra. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1925. Está dividido en tres partes:

Palacio viejo (actual Parador Nacional de Turismo). Se levanta en la Plaza de los Teobaldos. Es el núcleo originario del palacio, con origen romano, siglo I d.C. probablemente, ocupado por visigodos en el siglo VII, visitado por el rey navarro Sancho el Fuerte y reformado finalmente por la dinastía de los Teobaldos en el siglo XIII. Lo único original son las paredes exteriores y las torres. El interior es completamente nuevo. En su fachada destacan los ventanales góticos, la puerta principal renacentista y la Torre de la Atalaya o de la Cigüeña.

Ruinas de la Capilla de San Jorge. Se encuentra entre el Palacio Viejo y la Iglesia de Santa María. Construida a finales del siglo XIV, fue capilla privada de los monarcas. En su construcción participaron canteros musulmanes de Valencia teniendo como Mazonero Mayor a Martín Périz de Estella. Debajo de la capilla se conserva una de las bodegas del Palacio.

Palacio Real o nuevo. Es la ampliación del Palacio Viejo. Está situado en la Plaza de Carlos III y fue construido entre los años 1402 y 1424. Se realizó en estilo gótico civil francés. Sus grandes muros de piedra  describen un perímetro de entrantes y salientes. Aprovecha muros romanos, pero su estructura básica corresponde a los siglos XIII, XIV y XV. Carlos III, el Noble, rey de Navarra entre 1387 y 1425, contrató a numerosos artistas que consiguieron una obra regia en su porte y en su rica y diversa decoración, hoy desaparecida. Destaca por sus numerosas torres (del Homenaje, de las Tres Coronas, de los Cuatro Vientos y la del Vigía) esparcidas entre espacios abiertos, galerías, miradores y estancias, como los patios llamados de la Pajarera y de la Morera, las cámaras del Rey y de la Reina, la Galería del Rey, el Jardín de la Reina. Desde la torre de los cuatro vientos contemplaban los monarcas de Navarra los torneos. Luce una brillante decoración de azulejos y techos taraceados. Su esbelta silueta nos saluda desde cualquier punto que nos acerquemos a la real villa, siendo uno de sus principales encantos el aparente desorden de su diseño. En su época fue considerado como uno de los más bellos de Europa. 

Torre de los Cuatro Vientos
Carlos III, el Noble, y su esposa Leonor se casaron en 1375 y tuvieron ocho hijos, entre ellos a Doña Blanca, reina de Navarra entre 1425 y 1441, madre del Príncipe de Viana. En 1512 con la conquista de Navarra por parte de la corona de Castilla, comenzó el deterioro del Palacio. En 1813 durante la guerra de Independencia, el palacio fue incendiado por el general navarro, Espoz y Mina, para evitar que las tropas francesas se hicieran fuertes en él. En 1923 la diputación Foral de Navarra convocó un concurso para elaborar un proyecto de restauración. Las obras comenzaron en 1937 y duraron aproximadamente treinta años.


Portada de la Iglesia



Iglesia de Santa María.- Junto al palacio se levanta este edificio gótico del siglo XV. Posee una exuberante portada formada por ocho arquivoltas y un tímpano central apoyado en jambas muy adornadas. A ambos lados, la portada se halla enmarcada por arquerías que albergan las esculturas de los apóstoles. En el sobrio interior un retablo renacentista atribuido a Pedro de Aponte, el aragonés, presidido por una talla gótica de la Virgen. Hay una imagen del “Cristo de la buena muerte” del siglo XIV, al parecer procedente de la desparecida iglesia de San Lázaro.
Torre del Chapitel



Torre del Chapitel.- Frente al Castillo se extiende alargada la plaza de Carlos III, construida en el espacio existente entre el “cerco de dentro” romano y el “cerco de fuera” medieval. Ahí encontramos la Torre del Chapitel o del reloj, la cual en principio fue concebida como puesto de control de productos y más tarde fue sede del concejo de la villa. Lo del reloj es debido a que en su parte superior albergó en el siglo XIV el primer reloj de campana de la Península. También encontramos en ella El Ayuntamiento. En el subsuelo de la plaza se sitúan las galerías medievales.

Ayuntamiento




San Pedro Apóstol.- Mezcla con gran armonía los estilos románicos, gótico y barroco. Sobresalen el claustro, la portada románica y la torre de aguja gótica. Es la más antigua de la ciudad. Preside la plaza el Fosal, muy cerca del Palacio.    






No dejéis de visitarla.





Fuentes:
Wikipedia, la enciclopedia libre
Revista Hola: Viajes 3, junio 1998
Reader’s Digest Selecciones, Descubra España, 2002


No hay comentarios:

Publicar un comentario