domingo, 1 de junio de 2014

Amantes de mis cuentos: Homenaje a La Lechera

La Lechera - Johannes Vermeer





Tengo un presentimiento. Me voy a sacar el primer premio de la Lotería Nacional.

Entonces podré comprar ese local que está a dos pasos de mi casa. Mandaré hacer los arreglos pertinentes para acondicionarlo a mi gusto. A la entrada pondré varias mesas pequeñas y redondas donde se servirá café en tazas de porcelana china, todo tipo de infusiones como cream tea o Devonshire tea, entre otras. O mejor bebidas alcohólicas como mojito o daiquiri para darle un toque cubano.

A una amiga muy mañosa la pondré al frente de la cocina, hace unas tartas riquísimas, aunque le diré que buscando el toque inglés nos sorprenda preparando una bandeja de scones, con mermelada y nata montada. 

El toque español se logrará mediante todo tipo de bollería (amarguillos, perrunillas, tejas, pestiños, alfajores). 

El salón tendrá grandes ventanales para aquellos que les gusta charlar y mirar lo que pasa en la calle. Para los aficionados a la lectura pondré un rincón acogedor rodeado de estanterías con todos los libros que ya no caben en la casa de mis padres.

Escribiré un libro y lo pondré allí a la venta. En exclusiva. Al fondo pondré varias chaise longue para las parejas enamoradas, algo así como pequeños reservados.

Para atender el local contrataré a los que están sin trabajo. Recibirán una esmerada formación. Mi madre podrá tejer a ganchillo unos visillos preciosos para dar ese toque de romanticismo que toda escena requiere. Un sobrino economista me llevará las cuentas y otro que es abogado atenderá los litigios por despido. Mi sobrino preferido estará en la puerta, de portero, por si algún marido se le ocurriese pillar a su mujer in fraganti.

Para los cinéfilos pondré una pantalla gigante donde podrán ver todas esas películas que mi hermano mayor compra, los domingos en los quioscos.

Un pequeño estrado con una mesa servirá para dar conferencias.

A lo mejor cualquier Premio Nobel ruega poder hablar en tan bello tea room, porque será la tetería más popular de todo Madrid.

Imposible pasar una agradable velada en este maravilloso recinto, si no se reserva con un año de antelación.


¡Uf! ¡Qué cansada estoy! Tendré que cerrar el local debido al estrés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario