lunes, 1 de septiembre de 2014

Amantes de mis cuentos: Calabazas


 


Mi hermano ha echado por tierra el buen nombre de nuestra familia. Nos ha avergonzado.
Se enamoró perdidamente de una joven.  Ella no le hacía caso. Le gustaba otro. Él insistía.
Iba de ronda todas las noches por su casa, le salía al encuentro cuando paseaba con sus amigas, le mandaba cartas de amor de una longitud asombrosa. En el tronco del árbol que estaba frente a su casa dibujó un corazón con sus nombres. Habló con el chico que a ella le gustaba, éste le dio vía libre porque la que le gustaba a él era una amiga de ella. Ni corto ni perezoso le explicó a la chica de sus sueños que no debía tener esperanzas con su amado porque él quería a otra, que más le valiera quererle a él. Dio tal cantidad de detalles unos ciertos y otros no tanto, que el resultado fue, que unas amigas de toda la vida se distanciaran para siempre.
Habló con el padre de ella y éste respondió que quien tenía la última palabra era su hija.
La chica no le hablaba, le hacía claros desprecios, se cambiaba de acera en cuanto le veía.
Una noche en la puerta de su casa el devoto y apasionado galán le repitió una vez más, que ella era toda su esperanza, que la amaba, que confiaba en que su ardiente corazón encontrase eco en el de ella, que estaba dispuesto a morir, si ella lo rechazaba.
La chica hastiada le contestó a gritos desde el vano de su ventana que le había dicho muchas veces que la dejara en paz, que no le amaba.
Él suspiró de tal manera que las hojas del árbol cercano cayeron al suelo. Sacó una pistola del bolsillo de su chaqueta:
- Entonces me daré un tiro en la sien.
- Haz lo que quieras.
Cerró con tal estrépito las hojas de su ventana que saltaron los goznes, apagó todas las luces y se hizo el silencio.
Al poco sonó un disparo.
Nadie salió de la casa.
Según cuentan los vecinos que no perdían detalle detrás de puertas y visillos, mi hermano puso con delicadeza el arma por debajo de la axila y disparó.  El árbol lanzó un quejido.
Pasos cansinos le trajeron de vuelta a casa.
No han pasado quince horas y mi hermano ya se ha vuelto a enamorar perdidamente de otra damisela.  




Dame tu opinión pulsando una estrella. 
Gracias.


© Marieta Alonso Más

No hay comentarios:

Publicar un comentario