miércoles, 1 de octubre de 2014

Amantes de mis cuentos: Optimismo





Me sienta fatal que me digan:

-         ¡Qué bien está usted… a sus años!

Mejor si se ahorrasen la coletilla.

Que tengo noventa y ocho años es verdad, que hasta ahora no he necesitado de nadie, también es verdad, que aparento mucho menos, verdad verdadera.

Siempre he subido y bajado las escaleras corriendo pero ahora noto que voy más despacio. Nunca he necesitado agenda porque todo lo tenía registrado en mi cabeza pero hoy he ido al médico y resultó que la cita era para ayer. Me atendió de todas formas y para mi sorpresa me recetó un medicamento cada ocho horas, cuando las únicas medicinas que he tomado a diario en mi vida, son dos jarras de cerveza con alcohol bien fría (las sin alcohol son una mariconada) y mucho jamón serrano.

No sé qué será de mí en la vejez.


De momento voy a cambiar de médico.















Dame tu opinión pulsando una estrella. 
Gracias.


© Marieta Alonso Más

4 comentarios:

  1. Me encanta, sin optimismo se pierde vida. Los médicos rápidamente recetan, quizás con un poquito de conversación no haría falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa. ¡A vivir! Todos los días conversación, cervecita y jamón serrano. Un abrazo

      Eliminar
  2. No pierdo la esperanza de llegar así a la vejez

    ResponderEliminar
  3. Llegarás, llegarás. Solo hay que intentarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar