lunes, 17 de agosto de 2015

Iglesias del Reino de Asturias (España)

Iglesia de San Juan Apóstol y Evangelista (Santianes en Pravia)

Exterior de la Iglesia de San Juan de Santianes de Pravia

El rey Silo hizo construir esta iglesia, considerada la más antigua de Asturias, allá por el siglo VIII, en la que ya apuntan los rasgos más precoces de lo que sería el prerrománico asturiano. En ella se supone están enterrados el rey Silo y su esposa la reina Adosinda.

En 1970 se inician obras dirigidas por José Menéndez Pidal, encontrándose durante las excavaciones un baptisterio que hoy se le considera el más antiguo de Asturias.

En este templo tuvo lugar el debate entre el Beato de Liébana y Elipando de Toledo sobre la interpretación adopcionista de la divinidad de Cristo, según la cual Jesús era un ser humano elevado a categoría divina por designio de Dios. Considerada herejía fue condenada en el II Concilio Ecuménico de Nicea (787), y luego por los papas Adriano I y León III en 794 y 799.  


Santa María del Naranco

Santa María del Naranco

Allí tuvo el Rey Ramiro su cazadero y construyó un conjunto residencial del que se ha conservado un palacete, convertido posteriormente en iglesia de Santa María.

La arquitectura prerrománica asturiana representa el primer intento europeo de creación de un arte unitario desde la caída del Imperio Romano. En esta arquitectura hay un rasgo excepcional, el empleo sistemático de la bóveda de cañón.
Fachada oriental
Santa María del Naranco

El antiguo palacio consta de dos pisos, de los cuales el superior, una gran sala diáfana de planta rectangular, debió servir como salón de recepciones o aula regia.  Adosada al muro norte se sitúa la escalera exterior que le sirve de acceso; en el muro sur hay un pórtico con un mirador, y en los extremos oriental y occidental  dos amplios balcones, abiertos por sus tres lados con arquerías que debieron sustentar algún tipo de barandilla. 

Los arcos están sostenidos por columnas de fuste sogueado y capiteles labrados, y los arcos fajones de la bóveda se prolongan en bandas talladas que rematan en treinta y dos grandes medallones, simulando tal vez colgaduras sobre el muro. En líneas generales, las concepciones arquitectónicas resultan más próximas a la de los templos clásicos que a otras formas más cercanas en el tiempo, lo que no deja de resultar sorprendente, mientras los motivos  decorativos parecen copiados de tejidos orientales.

La integración de tan dispares elementos en un conjunto armónico y de indudable belleza constituye el gran logro del arte ramirense, que tiene en Santa María del Naranco su obra maestra.

Patrimonio Mundial de la Humanidad desde diciembre de 1985



San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo

Erigida a tan solo cien metros de distancia de Santa María del Naranco, fue mandada a edificar hacia el 842 por el rey Ramiro I.

Relieve de la jamba
En origen una hermosa basílica con tres naves de las que sólo se conserva el arranque, posee además las celosías de piedra  típicas del prerrománico y restos de una interesante decoración pictórica y escultórica.

Lo más notable son las jambas del pórtico, labradas con escenas circenses, con un saltimbanqui haciendo acrobacias y un domador de leones, cuya filiación ha sido durante mucho tiempo un misterio.

Hoy sabemos que el modelo debió ser un antiguo díptico consular bizantino. Tallados en  marfil, estos dípticos servían para conmemorar el nombramiento de un nuevo cónsul, que aparecía representado en ellos presidiendo los juegos que había ofrecido al pueblo con tal motivo, y algunos pueden haber figurado en las colecciones artísticas de los reyes asturianos.

Declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1985.



Santa Cristina de Lena

Santa Cristina de Lena

Más alejada de Oviedo, en plena cuenca minera, no existe ninguna referencia documental que permita aventurar la fecha de su construcción, más, el estilo es tan similar al del conjunto del Naranco, que se supone sea debida a Ramiro I o bien a su sucesor Ordoño I, y quizá incluso obra del mismo equipo de artífices. 

Muchas cosas, sin embargo, singularizan a este edificio sólo aparentemente secundario.  Posee una original planta rectangular, con una sola nave pero con cámaras menores en los cuatro lados, de modo que la situada en la cabecera funciona como ábside, la de los pies hace el papel de nártex, y las laterales probablemente sirvieran de sacristías. 

Nave y capilla de Santa Cristina de Lena

En los dos extremos de la nave hay elevaciones del piso que forman a los pies una tribuna, quizá el espacio reservado  al rey, y en la cabecera un presbiterio separado del resto de la nave por un iconostasio.  Este elemento, único en el prerrománico asturiano pero muy típico en las iglesias bizantinas, consiste en una triple arquería cerrada en su centro por un cancel de piedra labrada, de modo que el acceso al presbiterio se realiza mediante dos tramos de escalones adosados a los muros laterales. Tanto las columnas como el cancel son de origen visigodo, tal vez procedentes de la iglesia de San Pedro y San Pablo que el abad Flaino fundara en este mismo lugar.

Más difícil resulta dilucidar  las vías por la que llegó a la aislada Asturias del siglo IX, la influencia oriental que revela la existencia misma del iconostasio, y de la que tal vez fueron responsables inmigrantes mozárabes del sur.

Pertenece al Patrimonio de la Humanidad desde diciembre de 1985





Fuente y Fotos: Wikipedia, la enciclopedia libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario