jueves, 31 de marzo de 2016

Mariana Romero-Nieva: El gañán







Permitidme que yo, pobre
mujer de gran tradición,
retroceda muchos años
y recuerde con amor
aquel hombre noble y rudo
que allá en mi tierra vivió.

No murió en mi alma
el sonar de aquella voz
rota, desgarrada, bronca,
manos de callos sembradas
y abrasadas por el sol.

Yo quiero, sencillamente,
como es sencillo mi amor,
recordar en estos versos
aquel hombre que sirvió
en mi casa, en mi pueblo,
y en la casa del mayor.

Era como el capitán
de un ejército sin voz.
El que dirigía humilde
las tierras de su sueño.
El que cuidaba las mulas
como se cuida un halcón.

−¡Ha llamado el gañán madre!
−¡Abridle con precisión,
el viene a cuidar la herencia
que el abuelo nos dejó!

¡Cómo acaricia las mulas!
¡Cómo prepara el jergón
que, sobre potro de piedra,
noches muy largas durmió!

Yo quiero rendir honores
a ese hombre de corta voz,
de manos encallecidas
y de recio corazón.

Se calzaba con abarcas
que con gran destreza ató.
Me cogía de su mano
−cuando su descanso halló
en días de lluvia y nieve−
y a su lado me sentó.

Aun retengo en mi memoria
con entera precisión,
los pasos de aquel gañán
antes de que naciera el sol,
que, aparejando las mulas,
cantaba con débil voz.

Cuando pasado el invierno
la primavera vistió
los campos de sol y espigas,
y con su gran ilusión,
le comentaba a su amo,
con orgullo y emoción:

−¡Lo mejor que hay en el campo,
lo que este puño sembró!




© Mariana Romero-Nieva

4 comentarios:

  1. Marieta, que bonito. que recuerdos de mi infancia, que personas mas amables y agradecidas. No se puede olvidar nunca a personas que pasarón por la vida sin hacer ruido, incapaces de despertar a un pajarillo en su nido. "El gañán" con olor a paja, a trigo a cebada...a la misma tierra en la que trabajaban. Sín lugar a dudas eran naturaleza pura. n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosos recuerdos que dejas reflejados en tu poesía. Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. Los poetas somos gente rara, los recuerdos mueven la pluma. Un abrazo amiga Marieta

      Eliminar
    3. Los poetas son encantadores, como tú. Besos.

      Eliminar