miércoles, 13 de abril de 2016

Marisa Caballero: Mimbre

Foto: José Mesa

El  Diccionario de la lengua española, define la palabra mimbre como: “Cada una de las varitas delgadas y flexibles que produce la mimbrera, y que se emplean en trabajos de cestería”, y mimbrar (de mimbre) como: "Abrumar, molestar, humillar, que en mi ignorancia, habría definido como hacer objetos de mimbre".

Me gustan las cesterías y los objetos realizados con este material. Al contemplarlos, los recuerdos se agolpan en mi mente. De mimbre fue mi cuna, que utilizaron hermanos y primos,  que un día perdí la pista. La trona alta con la que llegaba a la mesa  y que siguió el mismo destino que la cuna. El sillón que ocupaba la abuela, siempre con una labor en las manos. A su lado  el mío, exacto, apropiado a mi tamaño. Donde  cumplí algún castigo que otro. Me parece oír la voz de mi madre ¡Ahí quieta, sin moverte! Con la cabeza bajada aguantaba el chaparrón observándola de reojillo para abrazarla al mínimo cambio de expresión. En él  escuché cuentos tradicionales y relatos inventados, o aprendí mis primeras puntadas. ¡Siempre se enredaba el hilo! que con gran paciencia mi abuela volvía a poner en orden. Aún conservo alguno de aquellos trapitos con cadenetas, cordoncillos y vainicas, porque aunque con grandes defectos, al contemplarlos revivo momentos entrañables. Los guardo en un costurero del mismo material, repleto de hilos de colores, alfileteros, acericos y aquella tijera pequeña toledana, que en su momento fue dorada, regalo de mi padre con la que presumí en el colegio diciendo era de oro y que nadie se creía.

Cuántos objetos se hacían o recubrían con mimbre. Era habitual a mediados del siglo pasado. Las cestas con dos tapas para las comidas campestres. Las que se utilizaban para llevar huevos. Maletas para los viajes. Capazos para la compra, salvamanteles, fundas para las garrafas de vino y un sin fin de objetos más.

También la palabra mimbre, se utiliza en el refranero español: “Con estos mimbres no se puede hacer más que este cesto”, para dar a entender que algo no da más de sí. O al revés para resaltar que se tiene capacidad para hacer algo: “Tiene los mimbres suficientes”.

Finalmente el que más me gusta. "Quien hace un cesto hará ciento, y, si tiene mimbres y tiempo, un cuento".

© Marisa Caballero


5 comentarios:

  1. hola! que maravilla tu blog! es hermoso aqui va mi recomendacion. te seguimos desde argentina! besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Tus palabras nos animan a seguir escribiendo con ilusión. Un abrazo de oso.

      Eliminar
  2. Preciosa memoria que atrae mis recuerdos de la infancia y los muebles de mimbre, los portales corridos alrededor del patio, canales de colectar la lluvia de los tejados y tinajas en el jardín. Gracias. Recuerdo una cesta ovalada o rectangular grande en el que regresaba la ropa limpia de donde la lavandera, almidonada y planchada, que vacía me hacía soñar que fuese un barco y en las alegres tonterías de la niñez, soñarme marino y desde luego, capitán, nunca grummet o marinero raso de cubierta o máquinas. Gracias, muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace feliz que con mi pequeño relato hayas rememorado momentos felices, solo por eso ha valido la pena escribirlo. Muchas gracias.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar