miércoles, 5 de abril de 2017

Arte Gótico

Abadía de Saint-Denis (Francia)





Su aparición coincidió con el mayor desarrollo de la cultura urbana en la Edad Media. Nació en el corazón de Francia, precisamente en la Ile-de-France, la fértil y próspera región al norte de París donde se encuentra una roca calcárea, resistente y fácil de trabajar.  De la abadía de Saint-Denis (1140) arranca el estilo gótico para expandirse por toda la Europa occidental. Detrás vienen las catedrales de Chartres, París, Reims, Beauvais.

Catedral de Chartres (Francia)

En España e Italia el gótico es menos puro, se latiniza. Las catedrales de León, Burgos, Ávila, Cuenca, Sevilla, Oviedo, Toledo, Barcelona, Palma de Mallorca…, son testimonio de la enorme variedad que la arquitectura gótica desplegó en España.

Catedral de León (España)









El estilo gótico flamígero se prolongó en el siglo XVI en el que se edificaron las catedrales de Salamanca, Segovia, Plasencia, paralelas a la difusión del Renacimiento.

Catedral de Segovia (España)





El primer edificio gótico inglés fue la catedral de Canterbury, seguida por la de Lincoln, la abadía de Westminster, la catedral de Gloucester.

Catedral de Gloucester (Reino Unido)




En Alemania, y poblaciones germánicas, sus obras maestras son la catedral de Colonia, la de Friburgo, San Esteban de Viena…

Catedral de Colonia (Alemania)










Este estilo es producto de una sociedad en evolución, que ha roto sus vínculos con el feudalismo. 







La arquitectura gótica se caracteriza por sus construcciones verticales y la preponderancia de la luz, símbolo de la divinidad y del acercamiento del hombre a lo divino. Las nuevas técnicas constructivas hicieron innecesarios los muros en beneficio de los vanos y las iglesias se llenaron de luz. Una luz transfigurada y coloreada mediante el juego de las vidrieras y los rosetones. El uso del arco apuntado, en lugar del de medio punto; la bóveda de crucería ojival, el empleo de arbotantes y contrafuertes (que no son visibles desde el interior, solo en el exterior y recorriendo con la mirada todo el perímetro). La planta siguió siendo predominantemente de cruz latina con cabecera en ábside orientada al este.

Un aporte valioso del arte gótico fue la independencia de la pintura y escultura de la arquitectura, pues hasta entonces se desarrollaban principalmente en soportes arquitectónicos.

La escultura gótica aparece concentrada en el exterior de la catedral, mientras el interior está casi privado de ella. La verticalidad del gótico se manifiesta en las figuras alargadas que suelen estar situadas en hornacinas y en su parte superior se coloca un dosel. Las cabezas son un poco más movidas y los cuerpos, los rasgos del rostro hacen que pueda reconocerse al personaje representado.

La pintura gótica no desempeña el papel fundamental que ha desarrollado en otras épocas del arte. Una excepción es Italia, donde no se llega al nivel de verticalidad y de ligereza del gótico francés, inglés, alemán, permitiendo que sobreviva el gusto por la pintura mural de temas religiosos. En cambio la pintura profana que adorna las salas de los castillos, de las mansiones señoriales y edificios municipales cobra cierta importancia. Los temas preferidos son historias novelescas o escenas de la vida cortesana.

Las artes menores (vidrieras, cofres, miniaturas, tapices, etc.) presentan un excepcional desarrollo y alcanza, como es el caso de las vidrieras, una calidad excepcional.  

El término gótico fue acuñado por Giorgio Vasari en el siglo XVI, como nombre despectivo del arte medieval. Para el Renacimiento, lo digno de ser admirado era el arte clásico grecorromano, no así el gótico (bárbaro). 

Sin embargo, en el siglo XIX, los románticos lo revalorizaron. 

Y a tí ¿Te gusta? 



Catedral de Burgos (España)

No hay comentarios:

Publicar un comentario