viernes, 15 de septiembre de 2017

Carolina Olivares: Querido Abuelito:


 


Espero que tras la operación que el médico te ha hecho te recuperes pronto para que vuelvas a jugar conmigo… Aunque bueno, jugar, lo que se dice jugar… Tampoco es que juegues mucho.

Espero que cuando estés en casa dejes de fumar esos puros que huelen a rayos -que son los que te han llevado al hospital- y dejes de mandar matar a los hombres que mandas matar. Total, ellos serán malos pero tú, abuelo, santo, lo que se dice santo, no eres…

Y a ver si cierras esos negocios de juegos y bebidas que, aunque yo nunca las haya probado ¡Sé que saben fatal!

Procura portarte bien con la abuelita, que te he visto hablar con otras mujeres ¿Y sabes qué? Que yo, cuando sea mayor, no quisiera que mi marido me dijera o hiciera alguna de las cosas que yo veo que tú le dices y haces a la abuela.

También espero que dejes de cortar cabezas a los caballitos. Porque no te han hecho nada malo y son muy bonitos. Y además los animalistas se te van a echar encima y te vas a ver metido en otro nuevo lío, y ya tienes muchos problemas como para meterte en más.

Y bueno, abuelito, que estoy deseando verte para darte un beso y abrazarte. Aunque… Jolines, siempre que te abrazo me hago daño con el revólver que llevas en la cintura.

Pues eso, abuelito.
Te quiere, tu nieta.

(Carta dirigida al Padrino.)

 © Carolina Olivares

No hay comentarios:

Publicar un comentario