domingo, 3 de noviembre de 2013

Alma Mahler (Viena, 1879 – Nueva York, 1964)

Alma Mahler





No fue solo una de las grandes bellezas de finales del siglo XIX sino que además era una gran artista. Su padre fue el famoso paisajista Emil Jacob Schindler. Desde los nueve años Alma dio muestras de un gran talento musical, llegando a tener compuestos, cuando apenas tenía veinte años, cientos de fragmentos musicales y operísticos.

Por lo que no es de extrañar que esta joven culta, inteligente, hermosa y brillante se convirtiera en la más idealizada musa de artistas como el pintor Gustav Klimt que le dio su “primer beso”, el compositor Gustav Mahler, su primer marido; el pintor Oscar Kokochska, su amante durante tres años que la retrató varias veces plasmando su amor por ella en “La novia del viento”; el arquitecto y creador de la Bauhaus, Walter Gropius, su segundo esposo, matrimonio que tampoco funcionó; el olvidado novelista Franz Werfel, su tercer marido; el Premio Nobel de Literatura Gerhart Hauptmann, o el atractivo sacerdote Johannes Hollnsteiner.

Alma se consideraba una compositora y para ella la música era lo primero. Su vida cambió cuando conoció a Gustav Mahler, por entonces director de la Ópera de Viena, que le doblaba la edad y que la impresionó profundamente cuando le vio dirigiendo su orquesta. Se casaron enseguida y por supuesto las inquietudes musicales de Alma fueron vistas por él como un impedimento para su propio desarrollo como artista. Antes de casarse él le escribía:

-         …Tú no debes tener más que una sola profesión: la de hacerme feliz…

Los términos matrimoniales incluían el abandono de las inquietudes artísticas y musicales de Alma para dedicarse plenamente a su matrimonio, lo que no impidió que fuera copista y lectora de pruebas de las obras de su esposo.

Se dice que el famoso Adagietto de la Sinfonía nº 5, del segundo tema de la Sexta y de pasajes similares en la Octava, son retratos musicales de Alma.

A lo largo de sus distintas relaciones de pareja, Alma vio morir a tres de sus hijos y le tocó vivir los difíciles años del nazismo. Tras la invasión alemana a Francia y con la ayuda del periodista estadounidense, Varian Fry, escaparon de los nazis en un periplo por los Pirineos hasta España y de allí a Portugal hasta llegar a Nueva York. Se fueron a vivir a Los Ángeles.

Tras la muerte de Werfel en 1945, Alma se instaló en Nueva York. Su postura respecto a los judíos fue confusa a pesar de haber estado casada con dos de ellos.

Morirá a los ochenta y cinco años.

La película “Bride of the Wind” de Bruce Beresford, filmada en 2001, narra a través de la actriz Sara Wynter, la vida de Alma. Su personaje también aparece en otra película “Mahler” dirigida por Ken Russell de 1974. Georgina Hale hizo el papel de Alma.





Fuentes:
Wikipedia: La Enciclopedia libre
Exposición: Mujeres con Historia. Expohistoria 21. Un recorrido por la apasionante vida de veinticinco mujeres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario