domingo, 1 de diciembre de 2013

Amantes de mis cuentos: ¿De qué hablamos?





Josué caminaba cabizbajo aunque de vez en cuando su mirada ominosa se posaba en algún transeúnte que sin querer tropezaba con él. Los triglicéridos los tenía por las nubes. No sabía ni que existían hasta que el doctor le habló de ellos. Intentó no pensar. Se conocía bien. Era proclive a la depresión. Por ello llevaba cinco años yendo al psiquiatra.

Ya en la consulta se entretuvo hojeando unas revistas que pronto le cansaron. Le llamó la atención nueve dados con letras que estaban sobre una mesa. Sin otra cosa mejor que hacer tomó los dados y comenzó a juguetear con ellos. Capturó cuatro y compuso la palabra león, con las otras cinco restantes pudo leer pasmo y así fue creando palabras hasta que con pleonasmo compuso una palabra de nueve letras.

-          ¡Qué listo soy!, pensó Josué

Le llamaron. Entró y se acostó en el sofá. El médico al verle tan animado le preguntó la causa. A lo que Josué contestó preguntando:

-          ¿Sabe usted lo que es un oximoron?

-          No, no lo sé-, dijo el doctor. Pero podría decirme usted lo que son las miodesopsias.

-          No. Lo que sí sé es lo que es una onomatopeya, una aféresis, una elipsis.

-          ¡Vaya! Yo en cambio sé dónde está el peroné, el metacarpo y la fosa poplítea.

Paradojas de la vida, pensó Josué. He aquí dos eruditos hablando de lo que cada cual conoce.

© Marieta Alonso Más

No hay comentarios:

Publicar un comentario