viernes, 21 de agosto de 2015

Albarracín (Teruel)

Albarracín (Teruel)
Vista panorámica

A mil ciento setenta y un metros de altura, a caballo entre Castilla y Aragón, se encuentra esta tierra indómita, que fue cabeza de un pequeño reino musulmán que duró hasta finales del siglo XII. 

Se  conoce la presencia humana en la zona desde muy antiguo;  se han encontrado restos del Neolítico, de la Edad del Bronce, de la Edad de Hierro, de los celtiberos y de la ciudad romana de Lobetum, el acueducto romano funcionó hasta la Edad Media. Se conocen con el gentilicio de Albarracinense, albarriciense y lobetanos.

Catedral de Albarracín
Tejado de la Catedral

Albarracín tuvo su edad de oro durante el periodo de presencia musulmana; fueron precisamente los bereberes quienes otorgaron a la urbe su actual nombre.  En el siglo XI la ciudad se convirtió en la capital de un reino taifa y su territorio se extendió hasta Sagunto. Pero las presiones de los reinos cristianos del norte y de las fuerzas musulmanas del sur dificultaron la supervivencia de la taifa de Albarracín.  En el 1104 acabó el periodo de independencia de este reino, que cayó en manos de los almorávides.  En ese momento la ciudad empieza a sufrir un cierto declive. En 1170 ocupó la ciudad el caballero navarro Pedro Ruiz de Azagra, este y sus sucesores, dedicados a actividades que rayaban con el bandolerismo,  consiguieron mantener semiindependiente la ciudad,  con el apoyo del Rey de Navarra.  Pedro el Grande de Aragón, sitió y tomó la ciudad, echó a los navarros  y franceses que la habitaban y la repobló con gentes del país.  En 1300 recibió de Jaime II, el titulo de ciudad.  
Plaza de Albarracín

Emplazada en una  pintoresca y fuerte posición, se halla rodeada de un recinto amurallado medieval. El río Guadalaviar la rodea casi en su totalidad. Al norte se encuentra la sierra de Albarracín y al sur los Montes Universales. Son importantes la catedral, reformada en 1532, la iglesia de Santa María del siglo XVI, y mansiones señoriales del siglo XVII.

En las cercanías se han descubierto pinturas rupestres prehistóricas del grupo levantino como el abrigo de Doña Clotilde, las del Navazo y de las Olivanas.

Acueducto romano
tallado en la roca 

La que fue una industriosa ciudad en la que convivían armoniosamente, musulmanes, judíos y cristianos, es en la actualidad una población reposada y nostálgica que se divide en dos zonas, la Ciudad con sus casas colgadas sobre la hoz del río, y el Arrabal, situado en la vega del Guadalaviar.

Callejuela

Es Monumento Nacional desde 1961, poseyendo la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes, desde 1996. En sus alrededores nacen los ríos Guadalaviar, Tajo, Júcar, Cabriel y Jiloca.





Fuente y Fotos: Wikipedia, la enciclopedia libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario