lunes, 21 de mayo de 2012

Románico segoviano

Érase que era... un grupo de nueve personas estudiantes de la Universidad Complutense para Mayores que en la mañana del diecisiete de noviembre de dos mil once tomaron el tren en Madrid-Chamartín y se bajaron en la estación de Segovia-Guiomar. El interés general se centraba en las iglesias románicas de esta bonita ciudad, recorrer sus calles, degustar su gastronomía. Y gracias a Carmen Wirs, organizadora con un éxito aplastante, se hizo realidad este agradable paseo.

Segovia, orgullosa de ser Patrimonio de la Humanidad, está situada en una roca rodeada por dos ríos, Eresma y Clamores, al pie de la sierra de Guadarrama. La altitud de la provincia varía desde los setecientos cincuenta metros hasta los dos mil cuatrocientos treinta metros del pico de Peñalara. Su clima es continental, frío y seco. Sus primeros habitantes fueron los vacceos. Mucho más tarde Alfonso VI arrebató la ciudad a los musulmanes. En 1088 comenzó su repoblación por gallegos, montañeses y asturianos. La muralla llegó a tener en el siglo XII, tres kilómetros de perímetro, ochenta torres, cinco puertas y varios portillos. Hoy se conservan tres de esas puertas, la de San Cebrián, de gran austeridad, la de Santiago, de aspecto mudéjar y la de San Andrés, que daba acceso a la judería y cuatro portillos, el del consuelo, el de San Juan, el del Sol y el de la Luna.
De las seis cañadas reales, tres cruzan Segovia por lo que una de sus fuentes económicas es la lana, la otra es la resina. La trashumancia dejaba aquí el llamado oro blanco. Hay noventa varas de cañada real otras son llamadas senderos. En la actualidad las ovejas viajan en tren pero en Segovia es donde se reagrupan. El esquileo se hace en pueblos como El Espinar, El Escorial, Navalcarnero, Chinchón  que en su momento pertenecieron a Segovia.
Felipe II vino a Segovia para casarse con Ana de Austria. Las canteras de Santa María de Nieva brindan las piedras a casi todos los monumentos segovianos. Las tejas boca arriba, tan usadas en esta zona, dicen los mayores que es para que la nieve discurra y para que sirva como aislante del adobe.
Segovia tiene un censo de unos cincuenta y cinco mil habitantes. En el siglo XV tenía treinta y cinco mil. Lo que es crecer no ha crecido mucho. Su patrón es San Frutos y si se desea ver un importante románico erótico hay que desplazarse a Fuentidueña, lugar que se ubica en esta misma provincia.
La ciudad de Segovia en el siglo XIII estaba dividida en tres partes: En la zona sur vivían los judíos, en la norte los cristianos y en los arrabales, los musulmanes. 
A finales del siglo XVI, Segovia deja de ser rica, entre otras cosas porque la capital se queda en Madrid.
Se edificaron veintitrés iglesias románicas de las cuales quedan dieciocho. Los musulmanes fueron los alarifes (maestros de obra) de Segovia.
Desde la plaza del Azoguejo (al lado del acueducto) nos vamos hacia el Arrabal de San Millán para dar comienzo a una visita guiada:


 Iglesia de San Clemente.-
Sólo vemos el exterior. Siglos XII-XIII. Tiene las características propias del románico con los arcos de medio punto, sillería, arquivoltas labradas. Se diferencia del resto del románico por el segundo ábside que forma parte del atrio y recorre la fachada sur. El atrio servía de función social. Más tarde aparece el atrio en la fachada norte. La torre coincide con el cimborrio de la iglesia.
Cada iglesia acoge a grupos de personas determinadas. La guía habla aquí del barrio de las hilanderas.


 Iglesia de San Millán.-
Vemos exterior e interior. Siglos XI y XIII. Estructura de tres naves, pilares y columnas con iconografía en los capiteles. Cabecera con cuatro ábsides. Cimborrio con cúpula califal. La torre, mozárabe. Atrios en las fachadas norte y sur, con escenas bíblicas y motivos vegetales en capiteles. Hay una clara influencia aragonesa. Se construyó sobre los restos de un templo mozárabe. En el interior vemos las tallas de la Soledad al pie de la Cruz, reflejando en su rostro un profundo dolor, y el Santísimo Cristo en su Última Palabra, son de Aniceto Marinas, escultor segoviano, que también hizo el Cascorro de Madrid. La Virgen la vemos con el bordado típico del traje segoviano.

 Alfonso VII, hijo de la reina doña Urraca trajo a los alarifes de Jaca, por eso esta iglesia sigue el modelo de la catedral de Jaca. Se hizo sobre una mezquita y se aprovechó el minarete.
Unos alarifes modernos (albañiles) nos permiten, ya que está en obras, ver la Iglesia por dentro. Techos altos con artesonados de madera en la bóveda de cañón. La cabecera tenía un retablo que el Marqués de Lozoya mandó a quitar apareciendo lo que había detrás y que hoy podemos ver. Aunque en el románico no hay vidrieras aquí aparecen por ser un  románico tardío.   
Los herrajes de las puertas eran mejores o peores en función del número de fieles, tantos fieles, tantas donaciones. El tímpano tiene escenas de la Natividad. La fachada principal da al este, contraria al acueducto. Dios como juez, así aparece en el románico. La encontramos en la Ave. de Fernández Ladreda.
Estamos en la Morería de Segovia, también llamado barrio de las Brujas, en extramuros, los arrabales necesitan el río para su lana. Regresamos por la calle Fernández Ladreda en dirección de nuevo al


Acueducto.-
Es el símbolo distintivo de la ciudad, desde hace unos 2000 años, fecha arriba, fecha abajo ya que no se sabe la fecha exacta de su construcción. Es un río de piedra con una longitud de ochocientos dieciocho metros, ciento setenta arcos y su parte más alta mide veintinueve metros, desde aquí vuelve a ser subterráneo hasta el Alcázar. Tiene veintiún mil sillares en su totalidad. En los años setenta dejó de funcionar. La técnica constructiva es de contraposición de fuerzas, no lleva argamasa. Segovia está fuera del epicentro de los terremotos. El caudal del acueducto era para once mil personas pero la población de aquel entonces era de cien personas por lo que se cree que las legiones venían a acampar por esta zona. La Virgen de la Paz que aparece en el nicho es de época de los Reyes Católicos. En 1974 el Ayuntamiento se inventa la celebración de los dos mil años del acueducto y Roma envía como obsequio un monumento de la loba capitolina.

 Iglesia de los Santos Justo y Pastor.-
Es una Iglesia pequeña, levantada por los de cardar. Al entrar en ella oímos una dulzaina.  Se puede notar la influencia del gótico. Se construye cerca de la Iglesia de El Salvador, uno de las principales junto con la de San Miguel, por lo tanto es una rival fuerte. Se encuentra en el barrio rico, el de los pañeros. La pared es rugosa.
En los años cincuenta se cae la bóveda y el Marqués de Lozoya, la salva. También quita el retablo y aparece un conjunto de pinturas murales que decoran el interior de la cabecera. En el arco con escenas del génesis, la parte central con la almendra mística y Dios en Majestad con los tres dedos levantados que significan la Santísima Trinidad, también aparecen los símbolos de los cuatro evangelistas. En el lateral la última cena y el beso de Judas. La escuela de Maderuelo es importante en la provincia de Segovia.
San Alfonso Rodríguez es el de la sepultura, fue canónigo en 1888. Es el patrón de Mallorca.
El Santo Cristo de Gascones, es una imagen yacente del siglo XI, está articulado y según la tradición esta imagen la trajo una yegua desde la Gascuña francesa sobre los años 1100. Ubicada en la Plaza de San Justo.
Volvemos hacia el acueducto. Y tomamos la calle de San Juan. Vamos hacia el recinto alto, el barrio de los caballeros.


 Casa de las Cadenas.-
Siglos XIII-XV. Casa fuerte de los Condes de Chinchón y Marqueses de Moya. Carácter defensivo. Brindó cobijo a Isabel la Católica y defendía la puerta de San Juan que fue demolida en 1888. 






Casa de los marqueses de Lozoya.-
Siglos XIII-XV. Perteneció al Mayorazgo de los Cáceres. Portada románica. Situada en la Plaza Conde Cheste.





Palacio de los Quintanar.-
Siglo XV. Barrio de los Caballeros. En su fachada ventanas en planta baja y balcones en la primera. Escueta disposición de huecos.





Iglesia de San Juan de los Caballeros.-
Siglos XI-XIII. Estructura de tres naves con cabecera de tres ábsides. Atrios en la fachada sur y oeste. En ésta destaca la portada gótica. La Iglesia sirvió de panteón a los caballeros Fernán García y Díaz Sanz, fundadores de los nobles linajes de Segovia.
Comprada en el siglo XIX por la familia Zuloaga. Hay que diferenciar entre Ignacio Zuloaga que era el pintor y Daniel Zuloaga, su sobrino, que era ceramista. Éste adquirió esta Iglesia en 1905 para instalar en ella su taller y vivienda. Hoy es el Museo Zuloaga por estar cedida a la Junta de Castilla León. Entramos. El edificio ha sido adaptado a las necesidades de su dueño. La primera planta de una sola nave y a la que se le ponen añadidos se utiliza hoy en día para conciertos. Los capiteles son de temas mitológicos. Las sepulturas están a la derecha del altar para estar más cerca de Dios. Está situada en la Plaza de Colmenares. Salimos por la puerta que tiene de frente a la Escuela Universitaria de Magisterio. La portada con cinco arquivoltas. Segovia pertenece a la Universidad de Valladolid. Visitamos el jardín y podemos ver el agarve de la muralla. 

Lo que vamos viendo por el camino.

Iglesia y Convento de los Jesuitas.-
Finales del siglo XV. Sigue el modelo de la iglesia del Gesú de Roma. Las iglesias de Hispanoamérica también siguen este modelo. La fachada se construyó en granito de las canteras de Ciguiñuela. Tres cuerpos, sobresale el central.


Torreón de Lozoya.-
Siglo XIV-XVI. Casa fuerte reformada por Francisco de Eraso, secretario del Rey Felipe II. Situado en la Plaza de San Martín, nº 5. Altiva torre rectangular controneras y galería en lo alto.


Placa.-
Es la casa donde vivió María Zambrano. Dice: No cae la luz en Segovia, la ciudad toda se alza hasta ella...
En 1909 su familia se traslada a Segovia donde transcurre su adolescencia.





Casa de los Picos.-
Siglo XV. Perteneció a la familia de la Hoz, cuyo escudo se repite en la fachada. La decoración de puntas de diamante tiene sentido defensivo y ornamental. Hay tres casas así en el mundo: Ferrara (Italia), Segovia (España) y Lisboa (Portugal)



Plaza de Juan Bravo.-
Segovia tuvo una intervención destacada en la sublevación de las Comunidades, al mando de Juan Bravo. Las casas con solana servían para secar la lana.





Iglesia de San Martín.-
Torre siglo XIV de ladrillo, mudéjar. La Iglesia tiene la base de granito. Influencia francesa. También en Segovia se utiliza la piedra berroqueña. San Martín es el centro del barrio de los caballeros. 
El pórtico era donde los nobles, al principio, se enterraban luego cuando pasaron a enterrarse en el interior, el pórtico pasó a ejercer como atrio. Declarada como Monumento Nacional está ubicada en la calle Real-Plaza Juan Bravo.


Cárcel Real.-
Siglos XVII-XVIII. Cárcel pública hasta principios del siglo XX. Conserva en el zaguán la portada románica de la desaparecida ermita de San Medel de Bernuy de Porreros.






Plaza Mayor.-
Estamos en la parte alta. A la derecha la Iglesia de San Miguel, a la izquierda la Catedral.
En San Miguel se coronó Reina, Isabel la Católica en 1474.



Iglesia de San Esteban.-
Es la torre más elegante, la más esbelta. Mide cincuenta y cinco metros. Llama la atención que uno de los arcos sea apuntado, de finales del siglo XII y luego sean de medio punto. La comparan con el románico de Borgoña. La veleta, un gallo, se debe a un matrimonio francés que se perdió haciendo el Camino de Santiago. En el interior, que no lo vemos, hay un Cristo románico parecido al Cristo de la Vega en Toledo. Declarada Monumento Nacional está en la Plaza de San Esteban.


Iglesia de la Trinidad.-
Siglos XII y XIII. Es uno de los templos mejor conservados. La guía nos dice que merece la pena verla por dentro. Torre sobre el crucero. Atrio en fachada sur. En otra oportunidad. No coincidimos en el horario.

Calle de los Desamparados.-
En una pensión de esta calle vivió Antonio Machado desde 1919 a 1931. Muy cerca de la Catedral y a pocos metros de la Iglesia de San Esteban.

Convento de las Descalzas o de San José.-
Desde el mirador vemos este Convento fundado por Santa Teresa de Jesús el día 19 de marzo de 1574. La casa de la Moneda acaba de restaurar  el Convento.

Iglesia de la Vera Cruz.-
La vemos de lejos. Siglo XIII. Se atribuye su construcción a la Orden de los Caballeros del Santo Sepulcro. Pertenece en la actualidad a la Orden de Malta. Carretera de Zamarramala.



Monasterio de Santa María del Parral.-
Desde el mirador. Siglo XV. Fundado por Enrique IV. Actual Casa Madre de la Orden Jerónima. Lo visitaremos en otra ocasión.

Barrio de las Canonjías.-
Tras un arco entramos en el Barrio de las Canonjías. El arco es la puerta de la Claustra. Este barrio fue el que hizo posible que Segovia sea hoy Patrimonio de la Humanidad. Las casas son de tipo piramidal con fachadas esgrafiadas. Antiguo barrio en el que vivían los Canónigos de la Catedral. Plaza de la Merced, nº 9


Iglesia de San Andrés.-
Siglo XII. Cabecera con dos ábsides. Torre de ladrillo, mudéjar, rematada por chapitel de pizarra. Nos recomienda verla por dentro, por su retablo, tallas y pinturas. Situada en la Plaza de la Merced. Marca el comienzo de las Canonjías, cerca de la Catedral.






Y hasta aquí la visita. Queda mucho por ver y por aprender pero un día no da para más. Los errores que se puedan encontrar, lo exiguo en la descripción de los monumentos, las omisiones, son responsabilidad de quien lo ha escrito. Pido disculpas por ello. Marieta

Licencia Creative Commons
Fotos en El gozo de viajar: Románico segoviano por Ángeles Alonso

4 comentarios:

  1. Me parce muy interesante. Por favor seguid publicando estas cosas. Enhorabuena Ángeles y Marieta.

    Carmen Dorado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegran tus palabras. Salir aunque sea a la esquina de casa siempre enriquece. Gracias por darnos tanto ¡ánimo! Marieta y Ángeles

      Eliminar
  2. Muchas gracias mis queridas amigas por este magnífico relato y por las fotos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido un relato muy completo y ameno de la visita y me gustaría poderlo guardar para utilizarlo cuando vuelva, muchas gracias y besos, Manoli

    ResponderEliminar