sábado, 29 de junio de 2013

Teatro María Guerrero

Teatro María Guerrero
Calle de Tamayo y Baus, nº 4
28004 Madrid


Se llamó Teatro de la Princesa en honor a Mª de las Mercedes de Borbón y Austria, la primera hija de Alfonso XII. Fue el marqués de Monasterio quien ordenó la construcción del edificio y según noticias de la época se gastó la friolera de cinco millones de reales en el proyecto. De la construcción del Teatro de la Princesa, se encargó Agustín Ortiz de Villajos, quien diez años antes había hecho el teatro de la Comedia. También fue el arquitecto del desaparecido Circo Price de la plaza del Rey.

Se inauguró el 15 de octubre de 1885. El objetivo fue crear un teatro elitista. A la muerte de Alfonso XII comenzaron las dificultades económicas. En 1918 es Pablo Aranda quien acomete una de las tantas reformas que ha sufrido el teatro.

En 1908 el matrimonio formado por Fernando Díaz de Mendoza y María Guerrero compró el Teatro de la Princesa, convirtiéndose en el centro de actuaciones de la actriz. La compañía encabezada por ambos llevó por toda Hispanoamérica la marca España. En especial en Argentina donde inauguraron el Teatro Avenida en Buenos Aires, contribuyendo con ello al resurgimiento del teatro clásico español contemporáneo. Como actor, este aristócrata, destacó en su interpretación en El abuelo (1904) de Benito Pérez Galdós.

(Habladurías entre nosotras: Fernando Díaz de Mendoza fue un aristócrata de abolengo, VII marqués de San Mamés y VI de Fontanar, además de conde de Balazote y de Lalaing. Fue todo un escándalo que el aristócrata se casara con una comedianta, claro que, según las malas lenguas, el marqués estaba arruinado. Tuvo un hijo ilegítimo de nombre Fernando con la actriz Catalina Bárcena. Fue padre de Luis Fernando y Carlos Fernando Díaz de Mendoza y Guerrero. También abuelo de Fernando Fernán Gómez.  Éste era hijo ilegítimo de Luis Fernando con Carola Fernán Gómez. María Guerrero impidió este matrimonio).
 
María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza

Volviendo al teatro se dice que le llamaban el Teatro de la Pulmonía por la ausencia de calefacción.  En 1928 muere la actriz en las propias tablas de este Teatro, con solo 55 años, siendo enterrada en el cementerio de la Almudena de Madrid. Tras su muerte el Teatro es adquirido por el Estado Español y fue utilizado como Conservatorio de Música y Declamación. En 1931, en época de la II República se cambia el nombre de Teatro de la Princesa por el de Teatro María Guerrero. El inicio de la Guerra Civil española provocó el cierre del local hasta 1940, en que se volvió a abrir bajo la dirección de Luis Escobar (1940-1952). Con el Teatro Valle Inclán y el Teatro María Guerrero se crea el Teatro Dramático Nacional, en 1978. En su primera etapa fue dirigido por Adolfo Marsillac. En 1996 es declarado Bien de Interés Cultural.

Comenzamos la visita. Nuestra guía se llama María.

La fachada, con tres cuerpos, es de orden neoclásico. Destaca el frontón con las iniciales TP entrelazadas. Ha sufrido varias reformas aunque mantiene la fisonomía original. Podemos ver medallones en la parte superior e inferior. Moreto, Tirso de Molina, Ruiz de Alarcón, Lope de Rueda, Rojas, Hartzenbusch, Ventura de la Vega, Bretón de los Herreros, Duque de Rivas. Lo mismo he escrito alguno de más o de menos.

El antiguo cocherón (parada de carruajes) hoy es la entrada de acceso. “Mucha mierda” es una expresión escatológica utilizada por el mundo de la farándula y por muchos que no pertenecen a ella, para desear buena suerte. En los siglos XVI y XVII,  en pleno apogeo del Siglo de Oro, las clases altas acudían al teatro en coches de caballos y como es natural, los équidos no se avergonzaban un ápice, a la hora de hacer sus necesidades. A mayor cantidad de público en coche, mayor cantidad de caballos, mayor cantidad de excrementos, mayor éxito de la obra.

Un teatro a la italiana. La escena en este tipo de teatro se sitúa frente a los espectadores en un plano elevado delimitado hacia los espectadores por un marco llamado arco de proscenio, o boca del escenario, lo cierra el telón de boca. Por delante del telón dispone de una avanzadilla llamada corbata o proscenio. El foso se sitúa entre el proscenio y la primera fila de espectadores, es ahí donde se sitúa la orquesta. A ambos lados de un escenario están los espacios llamados “hombros” que permanecen ocultos a la vista de los espectadores gracias a las bambalinas. Por ahí los actores entran en escena y se tienen preparados los elementos del decorado que se utilizan en la función teatral. Las tablas es el suelo de la caja escénica, espacio de mucha altura, que alberga las varas, unos perfiles metálicos que soportan los elementos de iluminación y de decoración que pueden bajar y subir, más los motores que las accionan. Las varas a su vez cuelgan del peine, una parrilla metálica que cierra por arriba la caja escénica. Hay peine a la italiana y a la inglesa. Actualmente se pone a la inglesa. El peine es donde se cuelgan los elementos, las bambalinas. Bambalinas tiene varias acepciones: cada una de las tiras de lienzo pintado que cuelgan del telar del teatro y completan la decoración. Entre bambalinas significa detrás del escenario durante una representación de un espectáculo: el director observaba la escena entre bambalinas. Otro significado sería “de manera encubierta”. 
El foso, la escena y el telar conforman el escenario. Esto es en líneas generales.

Vamos hacia la Tramoya. Es el conjunto de máquinas e instrumentos con los que se efectúan durante la presentación teatral, los cambios de decorados y los efectos especiales.
La sala se encuentra frente al escenario. En los teatros más antiguos suele tener forma de herradura. Y éste la tiene. Para ganar espacio en altura tiene dos plantas. La parte baja y la más amplia, es la llamada platea o patio de butacas. La sala del teatro es pequeña, casi cúbica. 

El techo es una preciosidad con elementos árabes. Un enorme rosetón de clara influencia neo-mudéjar, fabricado con cientos de cristales policromados y pan de oro. Los agujeros eran la antigua ventilación del teatro.

Butacas de terciopelo rojo. Es una arquitectura de hierro. Los antepechos de los palcos son de forja bañados con pan de oro. Ninguno de los dibujos de las barandillas se repite. El aforo es de 500 localidades. El palco real está a la derecha al lado del escenario. Las tulipas que llevan las letras TP son originales.

El telón de boca, ese telón rojo al que estamos familiarizados en los teatros, aquí no lo hay. Hay un telón negro de fondo. Las paredes también son negras para dar mayor profundidad. Hasta los técnicos van de negro. Me imagino que será para pasar desapercibidos.

El espacio entre la pared y este telón, ese pequeño pasillo que va del hombro derecho al izquierdo, se le llama “foro”. Es la parte posterior del escenario, la opuesta a la embocadura. Recordemos aquello de “hacer mutis por el foro”. Expresión procedente del mundo teatral en el que hacer mutis significa literalmente “callarse” y por extensión “marcharse, salir de escena”. Es normal que en las acotaciones al texto teatral figure lo de hacer mutis por el foro, cuando el autor desea que un personaje abandone la escena.   

En los hombros es donde se crean los ambientes. Los utensilios de la obra están en el hombro derecho y ahí se encuentran los utileros. En el taller de utilería por ejemplo es donde se envejece una vajilla. En el hombro izquierdo se ubica la peluquería entre otras cosas. También está la cabina del Regidor. Desde aquí se hace el seguimiento de la obra. Vemos flexos antiguos.

No tiene chácena que es la parte trasera. Según el diccionario la chácena es en algunos teatros un amplio espacio rectangular, abierto en el centro del muro del fondo del escenario y situado bajo la jácena, la viga maestra, que sostiene su parte superior. Es la primera vez que oigo esa palabra.

Vamos al foso. Vemos que están trabajando las baldosas de adoquines que necesitará la próxima obra “Doña Perfecta”. Tener muchas tablas es tener mucha experiencia. En el argot teatral se alude a ello por las tablas de la escena que se quitan y se ponen. Son tablas de madera de pino blanco. Se clavan y se desclavan con facilidad. Están numeradas (D6-D5…). Son especie de trampillas. Hay un artefacto que no sé cómo se llama que con él se suben y bajan  elementos y personas. Por ejemplo: una escalera por donde se marcha un actor, también cuando un actor tiene que sacar la cabeza. El foso da mucho juego. Para los magos es fundamental.

Por la puerta principal entran los decorados, no hay otra manera de entrar, por las estrecheces de este teatro. Los camerinos están en una planta superior. A ras del escenario hay un camerino de transformación rápida.

El Foyer es un espacio destinado al descanso y lugar de encuentro muy próximo a la sala del teatro. En la sala llamada de Margarita Xirgú, hay unas butacas, que lo mismo pueden servir como descanso que para la espera de aquellas personas que llegan tarde a la función.

La antigua y popular cafetería o ambigú, situada en el sótano, se ha transformado  en la sala de la Princesa, con capacidad para 80 espectadores, donde se pueden ver obras de pequeño formato, de una hora de duración. Entre esta sala y la principal se hacen dos funciones diarias.

En este teatro nunca hubo claque. La claque (en francés bofetada) es, en su origen, un término que alude a un cuerpo organizado de aplaudidores profesionales. Los miembros de una claque se llaman claqueros. También existían los rieurs (reidores) que reían las bromas, los pleureurs (llorones), normalmente mujeres que fingían llorar sosteniendo el pañuelo ante los ojos. Los chatouilleurs (cosquilleadores) mantenían la audiencia de buen humor, mientras que los bisseurs (biseros) se limitaban a dar palmas y a gritar (¡bis, bis!.

En la última planta se ve y se oye fenomenal gracias a la maravillosa acústica que tiene, aunque hoy todos los actores llevan micrófonos. A Gonzalo de Castro se le oye de maravilla aún sin llevar micrófono. La proyección de la voz es fundamental.
Los técnicos de sonido se ponen a la izquierda en un palco del segundo piso y los técnicos de iluminación en el tercer piso al fondo.

Cabina de transcripción. Hace las acotaciones a las personas con dificultades auditivas. Se intenta ir abriendo más las posibilidades para las personas con minusvalía. En la actualidad hay días de teatro accesible para aquellas personas con problemas. Una novedad es el teatro radiado. También habrá teatro infantil.

Nadie se imagina todo el personal que trabaja en un teatro. Estas visitas guiadas se encuadran dentro del programa pedagógico del Centro Dramático Nacional. Se ofrecen a grupos de más de diez personas y menos de veinticinco. No se organizan de manera individual. Su duración es de una hora y quince minutos aproximadamente y es gratuita en horario de mañana de martes a viernes. Las reservas a través de los teléfonos: 915058814 – 913109430 y del correo electrónico: actividades.cdn@inaem.mecd.es. Hay una gran demanda de estas visitas para conocer los entresijos de un teatro.
 
Teatro María Guerrero




Que conste que cualquier error en esta reseña es culpa de Marieta Alonso Más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario