jueves, 3 de abril de 2014

Toledo

Vista panorámica de la ciudad de Toledo

Gozar de Toledo, no es hojear la Historia, es adentrarse en ella.

Conocida como “la ciudad Imperial” por haber sido la sede principal de la corte de Carlos I y también como “la ciudad de las tres culturas”, por ser encrucijada de razas, crisol de ideas y generadora de cultura; su población estuvo mezclada durante siglos por cristianos, judíos y musulmanes. Reinaba la tolerancia y florecían las ciencias y las artes. La ciudad estaba poblada de monumentos y era uno de los grandes focos de la civilización de Occidente.

Ciudad de Toledo

El centro de la ciudad está situado en la margen derecha del Tajo, en una colina de cien metros de altura sobre el río, el cual la ciñe por su base, formando un meandro conocido como Torno del Tajo.


Puente de Alcántara y Alcázar de Toledo

Su origen aparece envuelto en la leyenda. Se cree que el primer asentamiento fijo lo constituyeron una serie de castros. Uno de estos primeros asentamientos se sitúa en el Cerro del Bú, en la orilla izquierda del río Tajo, lo encontrado en las excavaciones realizadas se puede ver en el actual Museo Hospital de Santa Cruz. Con posterioridad se levantó la amurallada localidad celtibérica, uno de los más importantes centros carpetanos.


Puerta de Bisagra

Los romanos conquistan Toledo en 193 a. C. y es el historiador Tito Livio quien por primera vez da testimonio de  “Toletum” como “pequeña población fortificada”, quedando adscrita, a la provincia de Carpetania.


Cuando tras las invasiones bárbaras se consolidó el poder visigodo en la Península, Leovigildo la convirtió en capital. Posteriormente Toledo, fue sede principal eclesiástica del reino visigodo, como prueban los Concilios de Toledo.

Puerta del Cambrón

Por su estratégica situación, en el cruce de las rutas más importantes, Toledo fue presa codiciada de las diversas civilizaciones, que a través del tiempo, se han sucedido en España.

Lugar casi inexpugnable y con prestigio secular, en el año 711, Toledo, es conquistada por, Táriq ibn Ziyad, conservando su importancia durante la época del califato cordobés. A veces, los musulmanes la confunden con “Medina Almyda”, la ciudad de la Mesa, ciudad misteriosa donde encontraron el tesoro de los visigodos con la fantástica mesa de Salomón.

 En crónicas y en mapas del geógrafo Idrisi se le llama “Tolaitola”; también se conocía como la ciudad de la frontera del sur, en contraposición de Zaragoza, que era la ciudad de la frontera del norte.

Vista de Toledo. El Greco, 1600 

Los trescientos setenta y tres años de dominio musulmán fueron decisivos para Toledo que no puede comprenderse, ni histórica ni artísticamente, sin tenerlos en cuenta. Dentro de las ciudades musulmanas de la Península tuvo siempre características singulares.


Alfonso VI reconquista la ciudad el 25 de mayo de 1085. La ciudad sufre la constante amenaza de los berberiscos. Tras la transitoria toma de Toledo por Alfonso I de Aragón, es Alfonso VII de Castilla quien refunde en 1118, todos los fueros en uno. Fue sede de los Reyes Católicos y participó en la guerra de las Comunidades de Castilla.

Catedral de Santa María. Toledo

La diversidad racial hizo posible la Escuela de Traductores de Toledo; hizo que fuera uno de los principales centros pañeros castellanos; que se fomentara la tradicional acuñación de moneda; la fabricación de armas; sombrerería: artesanías, etc. La expulsión de la comunidad hebrea en 1492, fue un serio golpe para la ciudad.

En religión se afianzó su primacía sobre la iglesia española, sus obispos destacaron como humanistas y constructores.

En 1563 la corte se traslada a Madrid. Este hecho unido a la ruina de la producción textil castellana, precipitaron la decadencia de Toledo.

Fue lugar de nacimiento o residencia de artistas como Garcilaso de la Vega o El Greco, entre otros muchos.

Casa de El Greco

Ningún otro lugar posee la espléndida serie de monumentos arquitectónicos de casi todas las épocas que hacen de ella un riquísimo museo. Entre ellos destacan:




Museo de Santa Cruz

El Monasterio de San Juan de los Reyes, gótico isabelino del siglo XV; la Catedral de Santa María, de estilo gótico del siglo XIII;  Castillo de San Servando, junto a la ribera del río Tajo y a la Academia de Infantería; Museo-Hospital de Santa Cruz, de estilo renacentista, data del siglo XVI; Museo de El Greco, casa museo; Santa María la Blanca, de estilo mudéjar y data del siglo XII; Sinagoga del Tránsito, de estilo mudéjar contiene el Museo Sefardí; Hospital de Tavera-Museo Duque de Lerma, de estilo renacentista, siglo XVI, influyó en la traza de El Escorial; Iglesia de San Ildefonso, de estilo barroco, sus torres son uno de los lugares más elevados de la ciudad; Iglesia de San Román, de estilo mozárabe-mudéjar, hoy Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda; Iglesia Santiago del Arrabal, de estilo mudéjar; Palacio de Galiana, data del siglo XIII, de estilo mudéjar; Alcázar, ubicado en la parte más alta de la ciudad, es de los siglo XVI-XX, desde 2010 alberga el Museo del Ejército; Puerta del Sol, de estilo mudéjar y construida por los Caballeros Hospitalarios en el siglo XIV; Puerta Nueva de Bisagra de Alonso de Covarrubias, del siglo XVI, sobre base árabe; Puerta Vieja de Bisagra o de Alfonso VI; Ermita del Cristo de la Vega, de estilo mudéjar y del siglo XI, la imagen que preside el altar fue popularizada en la obra A buen juez, mejor testigo de José Zorrilla y muchas más.

Estación de trenes. Toledo




Algunos de los monumentos aquí enumerados tendrán su apartado en este Blog y se publicarán de forma periódica.






Toledo, 1986, Patrimonio de la Humanidad.







Fuentes:
Gran Enciclopedia Larousse. Tomo 23
Pijoán, José: “Historia General del Arte”. Summa Artis.
Wikipedia, la enciclopedia libre


No hay comentarios:

Publicar un comentario