sábado, 7 de febrero de 2015

Argentina: Península Valdés

Foto: Ángeles Alonso


En la Patagonia, Argentina, podemos encontrar la Península Valdés, en la provincia de Chubut, que por su importancia fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1999.

El istmo Carlos Ameghino une la península al continente y tiene una anchura media de solo once kilómetros, limitando al norte con el golfo de San José y al sur con el golfo Nuevo.

Es como una gran isla. Un promontorio de cuatro mil kilómetros cuadrados que avanza cien kilómetros en dirección este, penetrando en el océano Atlántico. Su flora y su fauna son singulares. En toda la región de la Patagonia se han descrito veintiocho comunidades vegetales y solo en la Península Valdés hay dieciocho de ellas.
Ballena franca austral
Foto: Ángeles Alonso

Se la conoce mucho más por los numerosos mamíferos marinos. Cada año sin falta, entre abril y junio, una población de ballenas francas australes se reproducen en las aguas protegidas de estos dos golfos: San José y Nuevo. Esta especie que dicen estar en peligro de extinción son verdaderas acróbatas, capaces de hacer la vertical durante dos minutos. 


Ballena franca austral
Foto: Ángeles Alonso

Tiene una expectativa de vida de unos sesenta años. La hembra alcanza su madurez sexual entre los cinco y diez años. A partir de ahí tienen crías cada tres o cuatro años. El chorro de agua que despiden en forma de V se produce cuando la ballena emerge para respirar. El krill es un diminuto crustáceo y el principal alimento de las ballenas que pueden comer hasta trescientos kilos en una hora. Para comer nada con la boca abierta y deja entrar el alimento junto con el agua. La comida queda atrapada en las barbas cuando expulsa el agua. Durante la fase de alimentación acumulan las grasas que le permiten superar el invierno y el período de ayuno durante el proceso reproductivo. 
Elefante marino
Foto: Ángeles Alonso

En las costas norte y este de la Península Valdés encontramos la única colonia reproductora de elefantes marinos en territorio continental. Su época de reproducción tiene lugar en septiembre y octubre.




Elefante marino con sus bebés
Foto: Ángeles Alonso

En esta zona hay más de 33 especies de mamíferos marinos.

Es un lugar importante para la reproducción de los leones de mar. Los lobos y los elefantes marinos pertenecen al grupo de los pinnípedos, al igual que las focas. Se diferencian de las ballenas y los delfines porque se reproducen en la costa y se alimentan en alta mar. Los lobos marinos machos se pelean entre sí para acceder al mayor número de hembras que llegan a la costa preñadas. El período de gestación dura doce meses y amamantan a los lobeznos durante el primer año de vida.

Incluye también una población estable de orcas, es el delfín más grande del mundo y el mayor depredador de los mares por su agilidad, que aquí practica un método de caza único y espectacular consistente en cazar jóvenes y crías de leones y elefantes de mar en el mismo borde de la playa.
Guanaco
Foto: Ángeles Alonso

Los mamíferos terrestres también son abundantes. Entre ellas grandes rebaños de guanacos, como de maras, especie endémica de Argentina.

Los pingüinos de Magallanes poseen una elegante estampa en mar y tierra. En esta zona tienen unos cuarenta mil nidos repartidos en cinco colonias. Pasan la mayor parte de su vida en el agua, son excelentes nadadores y en época reproductiva llegan a la costa patagónica. 

Los primeros en llegar son los machos que se encargan de arreglar los nidos. Los ejemplares adultos realizan el ritual del cortejo uniendo sus picos y balanceando el cuerpo durante todo el periodo de nidificación. 

Los pingüinos se alimentan de calamares, pulpos y peces pequeños. Los pichones nacen después de unos cuarenta días de incubación. Las crías al nacer están cubiertas por un fino plumón que, luego de tres meses, comienzan a cambiar por plumas verdaderas. Los padres los alimentan durante tres meses con una pasta pre-digerida. 

Sus ásperos graznidos recuerdan a los rebuznos. Con ellos alejan a los extraños. Más con sus gestos, sus andares, sus miradas, enamoran.


Gesto característico
Foto: Ángeles Alonso


     
De paseo
Foto: Ángeles Alonso



Regresando al nido
Foto: Ángeles Alonso
Anidando
Foto: Ángeles Alonso




Dame tu opinión pulsando una estrella. 
Gracias.





2 comentarios:

  1. Qué bonito e instructivo. Marieta, muchas gracias por compartir un viaje tan bonito

    ResponderEliminar