lunes, 15 de julio de 2019

Museo del Prado: Fra Angélico

La Anunciación. El Prado


Nació en la región de Toscana, en Vicchio, Florencia, hacia 1400. Fue un pintor cuatrocentista italiano, aprendiz de Lorenzo Monaco cuando en Florencia se construía la cúpula de Brunelleschi para la catedral, las puertas de Ghiberti para el Baptisterio y las esculturas monumentales de Ghiberti y Donatello para el Campanile y la iglesia de Orsanmichele, cuartel general de los gremios florentinos. Todos estos artistas buscaban inspiración en la Antigüedad.

Se ordenó en el convento de San Domenico de Fiésole, donde tomó el nombre de Fra Giovanni. Para este convento pintó tres retablos, uno de ellos el de la Anunciación del Prado.

En su tumba en Santa María Sopra Minerva, en Roma, aparecen estos fragmentos:

¿Quién podrá encontrar otro pincel como este?

No me elogiéis porque parezca un nuevo Apeles, sino porque os entregué, oh Cristo, todas mis riquezas.

La gloria, el espejo, el ornamento de los pintores.

Su condición de fraile ha hecho que se pasara por alto su talento en el manejo de la luz, la perspectiva espacial y la narración, en beneficio de sus logros como pintor teólogo.

La Anunciación es el primer retablo conocido del Renacimiento compuesto en forma rectangular en lugar de con arcos góticos y sin fondo dorado. Para la casa de la Virgen el pintor adoptó el nuevo sistema de dibujo en perspectiva creado por Brunelleschi. La inclusión de Adán y Eva es una innovación del propio autor, como queriendo humanizar su versión sobre este tema.

El acierto con que supo ilustrar los principios de la fe cristiana fue la razón de que poco después de su muerte en 1455 se le diera el sobrenombre de Angélico, que exaltaba sus facultades de pintor religioso al equipararle con el gran teólogo dominico Tomás de Aquino, conocido como «doctor Angélico».

La Anunciación llegó a España en 1611, cuando era máximo el aprecio por Fra Angélico, mientras que la Virgen de la granada fue adquirida por el XIV duque de Alba en 1817.

La Virgen de la Granada. El Prado


Giorgio Vasari describe el retablo de La Anunciación de Fra Angélico y afirma que la Virgen no parece pintada por la mano del hombre, y se refiere al pintor como poseedor de «un raro y perfecto talento» y que «nunca levantó el pincel sin decir una oración ni pintó el crucifijo sin que las lágrimas resbalaran por sus mejillas».

Según recoge el escritor dominico Serafino Razzi, Miguel Ángel dijo que Fra Angélico debía de haber visto a la Virgen en los cielos antes de pintarla en La Anunciación.

A diferencia de otras obras maestras el retablo de La Anunciación no salió del museo durante la Guerra Civil.

Preciosa exposición que nos ofrece el Museo del Prado, desde 18 de mayo hasta el 15 de septiembre de 2019.

La Virgen de la Humildad.
Museo Thyssen-Bornemisza. Barcelona

No dejéis de verla

No hay comentarios:

Publicar un comentario